Los enlaces de navegación de esta página se encuentran después del contenido. Si no desea consultar todo el contenido seleccione esta opción para ir a los menús de navegación.

Si desea guardar la ficha en formato pdf pulse aquí

Carta Etnográfica de Gran Canaria

6542 - ARTESANO DE MADERA

ARTESANO DE MADERA

06542 - ARTESANO DE MADERA,COMERCIO,TALLERES ARTESANO DE MADERA,COMERCIO,TALLERES
DATOS GENERALES
CÓDIGO: 06542
ACTIVIDAD: COMERCIO
GRUPO / TIPO: TALLERES / EBANISTERÍA/CARPINTERÍA
ANTIGÜEDAD: SIGLO XX
SUPERFICIE: 240 m2
USO ACTUAL: ORIGINARIO
D.G.P.H : 3-73-18-3
limpia
Mapa de localización
LOCALIZACIÓN
EL PEDREGAL, 13
35338 - LOS CORRALES
TEROR
UTM CUADRANTE: 28 X: 445981 Y: 3103180
ALTITUD: 712 m.
TOPONIMIAS: LOMO VERDUGO
CARTOGRAFÍA: 45-05-N

Ver detalle del mapa a pantalla completa
Ver con Google Earth
limpia
ESTADO
DESTRUCCIÓN POR OBRAS: NO
SAQUEOS: NO
ALTERACIONES NATURALES: NO
OTRAS ALTERACIONES: SI
ESTADO: BUENO
FRAGILIDAD: MEDIA
VALOR CIENTÍFICO: ALTO
PROPIEDAD: PRIVADA
CLASIFICACIÓN DEL SUELO: RÚSTICO
CALIFICACIÓN DEL SUELO: RÚSTICO DE PROTECCIÓN PAISAJÍSTICA
NIVEL DE PROTECCIÓN: 7

OBSERVACIONES ESTADO: El motor original ya no se utiliza. Está en perfecto estado de conservación. Cuando su padre se jubiló, José Antonio le compró el local y lo dividió en 2 partes. De esta forma, a la hora de barnizar el mobiliario, era más fácil preservarlo del polvo. Bienes muebles asociados: Conserva de su padre algunos utensilios y herramientas antiguos: banco de madera, tazaña, azuela (cuchillo para labrar en bruto). Entre lo que se denominan cepillos guarda los siguientes: rebote, garlopa, guillame, moldurera, rebajador, replan y plana. La garlopa la realizó su propio padre con madera de encina (era habitual que muchas de las herramientas las realizasen los propios carpinteros). Otras herramientas antiguas de las que dispone son serruchos de costilla, escoplos, berbiquí, formones, cantil (para hacer ranuras). Su padre elaboró él mismo las máquinas Sinfín y Universal, cuya estructura está realizada en hormigón.

DOCUMENTACIÓN: Comercios cercanos cerrados: La carpintería de Maestro José Antonio, ubicada en el casco de Teror, frente al Spar. En esta carpintería era donde preparaban las maderas que compraban en el almacén Hernández. Estos comercios del pueblo si contaban con motores eléctricos. El mencionado Almacén de venta de maderas, donde hoy está la plaza Teresa de Bolívar. Se denominaba Almacén Hernández y aparte de venta de maderas, vendía productos relacionados como ferretería, textil, aceite, alcohol, etc. En la zona conocida como el Faro, cerca de Los Corrales, había antiguamente dos carpinterías, la de Roque y la de Andrés Quintana. Incluso, con anterioridad a éstas, recuerda las de Juan Ferrera y la de Tito. También estaba en esta zona la zapatería de Ferrera, al igual que las tiendas de Juan Quintana y Fele. En Arbejales estuvieron las carpinterías de Maestro Antonio Ferrera y la de Maestro Antonio Facundo. También en este pago, en el barrio del Sagrado Corazón, había tiendas importantes, herrerías, zapaterías, etc. Este pago ha sido históricamente muy importante, con una gran autonomía con respecto al núcleo de Teror y como comenta José Antonio con una microcultura.En el barrio del Piquillo había otra tienda.

OBSERVACIONES
LOCALIZACIÓN: Desde el casco de Teror nos dirigimos hacia San Mateo, a unos 2 kilometros despues del cruce San Mateo - Valleseco, encontramos un grupo de casas. Pasados unos metros del kilómetros 25 de la c-814 en dirección a San Mateo está el taller a la derecha de la carretera.

HISTORIA: Nos cuenta José Antonio que la carpintería le viene de herencia de su padre José Rodríguez Montesdeoca (fallecido hace 2 años), afamado carpintero de Teror, especialmente en ebanistería, nacido en el año 1927. Su padre, natural de Teror, comenzó de joven en el mundo de la agricultura, pero con 13-14 años de edad (alrededor del año 1940), se marchó de aprendiz de carpintero a un taller que abrió Pedro García en la zona cercana conocida como Los Corrales, donde trabajaban hasta una docena de empleados. Pedro García era más bien empresario que carpintero, pero entre estos empleados había carpinteros muy experimentados, del que aprendió mucho su padre. Después de realizar el servicio militar, hacia el año 1948, puso una carpintería propia en los Corrales 1, donde alquiló un pequeño cuarto de 4x4 metros, donde tenía un banco de trabajo y unas cuantas herramientas básicas. El material lo conseguía en un almacén de venta de maderas que se localizaba en el casco de Teror. Lo subía en las camionetas de los lecheros que vivían en Los Arbejales y que por la tarde noche regresaban del reparto. José Antonio (hijo), nos cuenta que con unos 12 años se quitó de la escuela de la mañana, para dedicarse a trabajar desde temprano con su padre en la carpintería. Se apuntó en una escuela particular de horario de tarde (de 4 a 6 de la tarde), que impartía Don Juan del Rosario y que se localizaba en el casco de Teror. Al salir de la escuela, aprovechaba para hacer los recados que su padre le mandaba en relación a las maderas que tenía que comprar y luego transportar en las lecheras que pasaban por los Corrales. Con el tiempo, el pequeño local alquilado se le hizo pequeño y alquilaron un local anexo, donde instalaron unas máquinas de hormigón elaboradas por su padre, que se movían por transmisión, gracias a un motor de gasolina de un primitivo Citroën. A finales de los años 60 es cuando padre e hijo trasladan el taller a la ubicación actual situado en C/ Lomo Verdugo 3, donde además construyen la vivienda familiar. El edificio fue levantado por el padre y abuelo de José Antonio. Su abuelo se llamaba Ángel Hermenegildo Rodríguez era albañil y empezó a trabajar de muy joven en las canteras situadas en San Lorenzo, donde labraba sillares. Uno de los maestros que su padre había tenido en el taller situado en Los Corrales, llamado Manuel Falcón, al salir de ese taller de Pedro García, a veces pasaba por el de José Antonio, donde se dedicaba principalmente a tapizar sillones y sillas. Nos comenta José Antonio (hijo), que aprendió mucho de este carpintero y que recuerda que a su vez éste le hablaba de un carpintero que había sido su maestro y que era conocido como Maestro Manuel “Fatigas”.José Antonio no habla de que estuvo trabajando con su padre desde muy joven hasta los 30 años, luego se marchó durante 8 años a un taller de carpintería, donde se dedicaba principalmente a labores de mantenimiento de maquinaria. Después de ese período regresó a este taller, pero cada uno realizaba tareas independientes. Su padre siguió con la ebanistería y él con muebles de cocina.

DESCRIPCIÓN: El taller es una estancia rectangular donde se sitúan todas las máquinas, una mesa de trabajo y los materiales. El local o taller está compartimentado en dos estancias. Por un lado tenemos la estancia principal o taller propiamente dicho, de mayores dimensiones y donde encontramos un banco de madera y maquinaria antigua como el sinfín, la universal, etc. La otra estancia, de menor dimensión, está reservada para el barnizado y también podemos apreciar un banco de trabajo muy antiguo. Esta dependencia tiene un anexo donde aún está el motor francés que antes se utilizaba. Desde aquí y hasta las distintas máquinas hay un canal practicado en el suelo por donde corren las cintas sujetas a las poleas que mueve la maquinaria. Al lado de estas estancias el artesano tiene otra dependencia que utiliza de almacén. Taller ubicado en la planta baja de una vivienda de cuatro plantas.

OBSERVACIONES GENERALES: La regruesadora no fue hecha por ellos, pero sí revestida de madera. Otra es la combinada o cepillo, que es una máquina universal. Todas las máquinas se ponían en funcionamiento a través de un motor que tenía una conducción o eje de transmisión de 6 metros de largo y un sistema con correas y poleas. Los trabajos que realiza suelen ser muebles a medida. Su padre, además de carpintero, era muy amañado y arreglaba relojes, coches, etc., construyendo él mismo mucha de la maquinaria que aún conserva su hijo en la carpintería. De esta manera, podemos encontrar hecho en hormigón las máquinas Sinfín y Universal. Además nos comenta José Antonio (hijo), que su padre montó muchos de los motores que daban luz, en aquellos tiempos y lugares donde la luz eléctrica no había sido establecida. La gran cantidad de tiendas de venta de muebles en Teror viene dada porque cuando empezaron a abaratarse los muebles que se vendían en este tipo de tienda, la gente dejó de hacer encargos a muchos carpinteros, siendo muchos de estos los que a la postre terminarían montando estos comercios. Le preguntamos a José Antonio sobre la relación de la carpintería con la existencia de los famosos balcones de Teror. Nos comenta que el balcón típico de Teror es mayoritariamente de tipo colonial, que se caracteriza porque va como estampado en la fachada, aprovechando como base las vigas salientes de la casa. Tiene balaustres torneados y tableros. Por otro lado, el balcón canario es más integral, siendo su tejado continuación del tejado de la vivienda. La decoración del balcón canario suele ser a base de tiritas cruzadas. Antiguamente si un señor tenía un castañero en sus tierras y quería hacer algún mueble con su madera, por ejemplo a raíz de que una hija se le casara, para ofrecerle la dote, era normal que el carpintero se trasladara al árbol en cuestión con una tazaña (sierra) e in situ realizase el corte para obtener las tablas. Era usual que en esta zona se realizase este tipo de muebles con madera de castaño o castañero, mientras que la tea se utilizaba más bien para la construcción de las casas (puertas, ventanas, techos), auque los suelos podían ser igualmente de castañero. En cuanto a los techos nos comenta, que entre la solera se ponía la tilla y por encima de ésta, el barro y luego la teja. Para la tilla se empleaba principalmente madera de castañero. Solían ser castañeros que crecían en fondos de barranco angosto, donde el árbol crece de forma más rectilínea en busca de luz, lo que hacía que el árbol tuviese una beta más recta, es decir, la base del árbol era mas recta y las ramas se abrían a una altura superior a la de los castañeros que crecían en otro tipo de enclaves. En cuanto a los tipos de madera utilizados en la actualidad suelen ser de importación, aunque recuerda José Antonio que también lo era en los años en que comenzó en el mundo de la carpintería, finales de los años 50- principios años 60. Nos habla de maderas europeas como el pino gallego, el pino finlandés, el pino sueco, el roble, el haya, etc. Por otro lado, estarían las maderas tropicales como las caobáceas, entre las cuales estarían la samanguila, el envero, el sipo, la sapele, etc.El taller y vivienda de José Antonio se localizan junto al camino a la Cruz de hoya Alta. En las fiestas de San José (patrón de los carpinteros), José Antonio realizó un año el barco y el castillo. Esta es una representación que se hace todos los años en Teror, en recuerdo de los ataques piratas en la isla. Con el colaboró en este montaje la pirotecnia Dávila de Teror, ya que de ambas construcciones se lanzaban fuegos artificiales a semejanza de los disparos realizados en estas batallas. En estos fuegos se le introdujo a la pólvora lo que es la limalla o virutas resultantes del afilado de los serruchos, creando de esta manera un efecto diferente y más espectacular.

Volver a la página principal -
Volver a la principal de FEDAC