Los enlaces de navegación de esta página se encuentran después del contenido. Si no desea consultar todo el contenido seleccione esta opción para ir a los menús de navegación.

Si desea guardar la ficha en formato pdf pulse aquí

Carta Etnográfica de Gran Canaria

9313 - FARMACIA FEDERICO ARENCIBIA BRAVO DE LAGUNA

FARMACIA FEDERICO ARENCIBIA BRAVO DE LAGUNA

09313 - FARMACIA FEDERICO ARENCIBIA BRAVO DE LAGUNA,COMERCIO,VENTA DE PRODUCTOS FARMACIA FEDERICO ARENCIBIA BRAVO DE LAGUNA,COMERCIO,VENTA DE PRODUCTOS
DATOS GENERALES
CÓDIGO: 09313
ACTIVIDAD: COMERCIO
GRUPO / TIPO: VENTA DE PRODUCTOS / FARMACIAS
ANTIGÜEDAD: SIGLO XX
SUPERFICIE: 80 m2
USO ACTUAL: COMERCIAL
D.G.P.H :
limpia
Mapa de localización
LOCALIZACIÓN
CONCEPCIÓN, 9
34480 - AGAETE
AGAETE
UTM CUADRANTE: 28 X: 431274 Y: 3108402
ALTITUD: 42 m.
TOPONIMIAS:
CARTOGRAFÍA: GOOGLE EARTH - GRAFCAN

Ver detalle del mapa a pantalla completa
Ver con Google Earth
limpia
ESTADO
DESTRUCCIÓN POR OBRAS: NO
SAQUEOS: NO
ALTERACIONES NATURALES: NO
OTRAS ALTERACIONES: SI
ESTADO: BUENO
FRAGILIDAD: BAJA
VALOR CIENTÍFICO: MEDIO
PROPIEDAD: PRIVADA
CLASIFICACIÓN DEL SUELO: URBANO
CALIFICACIÓN DEL SUELO: URBANO CONSOLIDADO
NIVEL DE PROTECCIÓN: 6

OBSERVACIONES ESTADO: Nos cuenta Federico que el mobiliario de la farmacia de la calle El Canario, donde empezó su carrera como farmacéutico tenía la particularidad de que el mostrador de madera tenía una mampara de cristal traslúcida con unas ventanillas para dispensar al público. Este mobiliario se tiró cuando se trasladó a la nueva farmacia.

DOCUMENTACIÓN: Nos enseña Federico diversos instrumentos y herramientas que usaba antaño como una estufa de cultivo, una pildorera, balanzas de precisión, microscopios, etc. Dentro de la estufa de cultivo se ponía el agua de abastos o de mar para saber si estaba contaminada. Se dejaba a 37 grados centígrados durante 24 horas, para ver si se producían crecimientos de gérmenes. La pildorera es una herramienta que se usaba para machacar los productos que componían las diferentes píldoras que los farmacéuticos solían antes elaborar ellos mismos. Con el microscopio se hacían los análisis de sangre. Con respecto a las balanzas, hay que diferenciar entre una para pesar cantidades muy pequeñas y la que el denomina balanza granataria, para pesar cantidades un poco mayores. Además, conserva frascos de productos químicos pertenecientes a su padre y que datan de los años 20. Posee también un juego de morteros de cristal.Con respecto a los albarelos, donde en el pasado se guardaban los productos para hacer las fórmulas magistrales, que se exponen en la parte superior del mueble de la estancia de atención al cliente, Federico nos comenta que muchos los ha conseguido en algunos viajes que ha realizado.

OBSERVACIONES
LOCALIZACIÓN: NOS DIRIGIMOS AL CASCO DE AGAETE Y POSTERIORMENTE A SU IGLESIA, DESDE DONDE NOS ENCAMINAMOS EN DIRECCIÓN NORTE, ATRAVESANDO LA PLAZA DE LA CONSTITUCIÓN PARA COMENZAR A SUBIR POR LA CALLE CONCEPCIÓN, DONDE A MITAD DE LA MISMA ENCONTRAMOS ESTA FARMACIA.

HISTORIA: Federico Arencibia Bravo de Laguna, natural de Las Palmas de Gran Canaria, nos cuenta que comenzó su andadura como farmacéutico en una farmacia ubicada en la calle El Canario nº 1, en el casco de Agaete. En esa farmacia, ahora ya desaparecida, estuvo desde el año 1940 como titular el farmacéutico Daniel Torrent, natural de Las Palmas, luego se hizo cargo de la misma Santiago Bautista, de Guía. Posteriormente, en el año 1950, la regentó un peninsular llamado Antonio Domínguez Pérez, que la tuvo hasta el año 1958, año en que se hizo cargo Federico. En esa ubicación estuvo hasta 1980, momento en el que se traslada al lugar que hoy ocupa en la calle Concepción nº 9, donde nos comenta que había una casa antigua del siglo XIX perteneciente a “Los García”, familia muy conocida en Agaete.

DESCRIPCIÓN: Esta farmacia se ubica en la planta baja de un edificio de 2 alturas. Este segundo piso es una vivienda, con un gran balcón canario, rematado por un saliente o cornisa de tejas. La farmacia en sí, se divide en 2 estancias principales: la zona de atención al público y la trastienda. La zona de atención al público tiene un mostrador de madera y cristal, así como un mobiliario formado por estanterías de madera con vidriera y gavetas. En su parte posterior encontramos unos escritorios que funcionan como zona de oficina, además encontramos la zona de almacenaje de medicamentos formado por mobilario moderno. Otras estancias secundarias en esta parte trasera serían las formadas por un despacho y por un laboratorio de análisis.

OBSERVACIONES GENERALES: Las ventanas y el balcón de la vivienda de la planta superior de la farmacia están hechos con parte de la madera de tea de esta casa antigua que se derribó para construir la farmacia, así como las puertas de la planta inferior de la farmacia y de acceso a la vivienda. El mobiliario de la estancia donde se dispensan los medicamentos en la actual farmacia se elaboró en 1958/9, época en que se edificó. Para la realización del mismo se contrató a un carpintero local llamado Sebastián (Chano) Santana. Es un mobiliario que refleja en su aspecto mayor antigüedad de la que tiene porque Federico se fijó en muebles de farmacias antiguas, sobre todo en la perteneciente a su padre Francisco Arencibia Cabrera, que primeramente había tenido una farmacia en la esquina Tomás Miller/Fernando Guanarteme (ahora ya desaparecida) y luego se había trasladado a la Plaza de España. Nos comenta que su padre fue uno de los fundadores de COFARCA (Cooperativa Farmacéutica Canaria), que distribuye los medicamentos en la provincia de Las Palmas desde 1935. Precisamente COFARCA se ubica en una calle con el nombre de su padre y que se localiza en la zona del Secadero, en Las Palmas de Gran Canaria. Además de fijarse en mobiliarios de farmacias antiguas, también fue asesorado por el pintor Pepe Dámaso, natural de Agaete, que le sugirió que la parte alta del mueble no fuera rectilínea, sino que el motivo fuera una línea onduladaza. La parte trasera de la farmacia da a la calle Huertas, donde se encuentra el conocido jardín del Huerto de Las Flores, donde nos comenta Federico hacían tertulias poetas muy conocidos como Tomás Morales, Saulo Torón, etc. De los 52 años que ha estado como farmacéutico, 45 años estuvo solamente él en esta zona, por lo que las guardias o servicio de urgencia recaían exclusivamente en su farmacia. Recuerda que algunas veces incluso lo han ido a buscar a la playa para atender a algún cliente. En el piso superior de la farmacia está la vivienda de Federico. Cuando trabajaba en la otra farmacia de la calle EL Canario nº 1, su vivienda era el nº 3 de esa misma calle. Federico nos cuenta que estuvo haciendo fórmulas hasta el año 2005 y análisis de sangre y de alimentos hasta el año 2007, así como análisis de agua de mar y de abastos. Trabajó como inspector farmacéutico municipal, por esta razón analizaba esta agua, al igual que tenía que visitar tiendas de comestibles y restaurantes para comprobar las condiciones higiénicas de estos comercios. A colación de esto, Federico hace referencia al sistema de la beneficencia, que era un órgano de los ayuntamientos creados para la gente sin recursos económicos, donde se les facilitaban medicamentos y se les realizaba análisis. Ambas cosas de forma gratuita. Estas beneficencias municipales cree recordar estuvieron en activo hasta los años 70.

Volver a la página principal -
Volver a la principal de FEDAC