Los enlaces de navegación de esta página se encuentran después del contenido. Si no desea consultar todo el contenido seleccione esta opción para ir a los menús de navegación.

Si desea guardar la ficha en formato pdf pulse aquí

Carta Etnográfica de Gran Canaria

9744 - HELADERÍA LOS ALICANTINOS

HELADERÍA LOS ALICANTINOS

09744 - HELADERÍA LOS ALICANTINOS,COMERCIO,VENTA DE PRODUCTOS HELADERÍA LOS ALICANTINOS,COMERCIO,VENTA DE PRODUCTOS
DATOS GENERALES
CÓDIGO: 09744
ACTIVIDAD: COMERCIO
GRUPO / TIPO: VENTA DE PRODUCTOS / HELADERÍA / HORCHATERÍA
ANTIGÜEDAD: SIGLO XX
SUPERFICIE: 120 m2
USO ACTUAL: ORIGINARIO
D.G.P.H :
limpia
Mapa de localización
LOCALIZACIÓN
LEÓN Y CASTILLO, 34
35003 - FINCAS UNIDAS
LAS PALMAS DE GRAN CANARIA
UTM CUADRANTE: 28 X: 458880 Y: 3109567
ALTITUD: 5 m.
TOPONIMIAS:
CARTOGRAFÍA: GOOGLE EARTH

Ver detalle del mapa a pantalla completa
Ver con Google Earth
limpia
ESTADO
DESTRUCCIÓN POR OBRAS: SI
SAQUEOS: NO
ALTERACIONES NATURALES: NO
OTRAS ALTERACIONES: SI
ESTADO: BUENO
FRAGILIDAD: MEDIA
VALOR CIENTÍFICO: ALTO
PROPIEDAD: PRIVADA
CLASIFICACIÓN DEL SUELO: URBANO
CALIFICACIÓN DEL SUELO: URBANO CONSOLIDADO
NIVEL DE PROTECCIÓN: 5

OBSERVACIONES ESTADO: Donde está la plaza junto al edificio de usos múltiples, la plaza denominada “Plaza de los Derechos Humanos, era el lugar donde estaba el inmueble que albergó la heladería desde los años 1926-27 hasta el año 2000. También recuerda Orlando otros inmuebles que derribaron y que estaban anexos a l heladería como os garajes de la marina, un almacén de madera y las oficinas del periódico “El Eco de Canarias”. En ese establecimiento primigenio tenían mostrador de mármol y era una estancia diáfana, donde venta y elaboración se entremezclaban en un mismo espacio, sin apenas tabiques o cuartos individuales. En una de las puertas del primitivo local de la calle Venegas era muy popular comprar los helados y ponerse en unas sillas a ver la gente pasar. En esa puerta se colocaba una especie de madero que hacía las veces de balconcillo.

DOCUMENTACIÓN: ENTREVISTA REALIZADA A ORLANDO BELTRÁ DE HOYOS, DESCENDIENTE DE LOS ANTIGUOS DUEÑOS ALICANTINOS. FICHA REALIZADA POR ALEJANDRO CORONET VEGA, PARA FEDAC, EN NOVIEMBRE DE 2015. - SANTANA, ORLANDO (2004):"LA MEMORIA NO SE ENFRÍA", EN LA PROVINCIA/DIARIO DE LAS PALMAS, DOMINGO 18 ENERO, PG. VIII.

OBSERVACIONES
LOCALIZACIÓN: La primitiva Heladería Los Alicantinos, se encontraba entre la calle Muelle de Las Palmas y Venegas. Actualmente es un local, que pasa muy desapercibido, en la calle León y Castillo, entre el Parque de San Telmo y la Plaza de La Feria.

HISTORIA: La famosa heladería capitalina estaba situada inicialmente en la calle Venegas nº 52. La comenzaron los abuelos de Orlando, Ebelio Beltrá García y María Bornay Beneito, que provenían de Alicante. Vinieron a Canarias a principios de los años 20. En un comienzo se trasladaron a Tenerife, a Santa Cruz, donde trabajaron en la heladería de un primo. Después de un tiempo quisieron montar un negocio por su cuenta, incluso llegando a trasladarse a La Palma para ver si tenían posibilidades de montar allí un negocio próspero, pero finalmente se decidieron por Las Palmas de Gran Canaria, era el año 1926-27. El local donde se instalaron en Venegas, había sido con anterioridad un almacén de plátanos. Era sólo una planta, con el tiempo y tras comprar sus abuelos el inmueble, construirían dos pisos más en altura, que servirían como vivienda familiar. Nos comenta Orlando, que al morir su abuelo el negocio lo continúa su padre Raúl Beltrá Bornay, eran los finales de los años 60. En el año 1984 fallece su padre y es Orlando quien continúa al frente hasta la actualidad con el negocio familiar. Hasta el año 2000 estuvieron en el local inicial, luego se trasladarían a la zona cercana donde se ubica el comercio actualmente, en la calle León y Castillo 34. En la calle Venegas, le comentaba su abuelo a Orlando que muchas veces, como en esos años el mar llegaba justo a la parte trasera del establecimiento, en épocas de fuertes mareas, llegaban rocas arrastradas por el mar que incluso llegaban a la calle León y Castillo. Su abuelo en verano, debido al aumento de la demanda de helados, debía traer trabajadores de Alicante para da abasto a la gran demanda. Eran personas que tenían experiencia en el negocio de los helados y se dedicaban a salir con los carritos de helados por distintas partes de la ciudad. Al ver que el negocio prosperaba su abuelo Ebelio terminó trayendo desde Ibi (Alicante) a sus hermanos Eulogio, Abesinio y Normando. Sus abuelos eran naturales de Ibi, en Alicante, localidad muy famosa por dos motivos, los juguetes de la marca Payá y los helados. En este último sentido, nos comenta Orlando que en Ibi se encuentra el monumento al heladero. A medida que el negocio crecía, los hermanos de Ebelio se fueron independizando. En este caso destaca Abesinio, que montaría varias heladerías, siempre junto a lugares de ocio, principalmente cines, como las que montó junto al puente de Piedra, al lado del cine Capitol y la que estableció frente al cine Royal. Se denominaba heladería Verdú y Beltrá. Otro de sus hermanos establecería una heladería junto al cine Cuyás y finalmente su tercer hermano montaría la heladería en la zona de la Puntilla, en a playa de las Canteras, en las cercanías del Real Club Victoria. Por parte de su abuela María Bornay Beneito, Orlando nos comenta que también trajo desde Alicante a una hermana suya, que fundaría la empresa Trabel (Beltrá al revés), dedicada a la venta de productos para el comercio de las heladerías, como venta de ingredientes tales como almendras y demás productos utilizados en el mundo de la heladería como pueden ser barquillos, etc. Su abuelo Ebelio contaba con la heladería inicial de los Betrá en la calle Venegas, pero incluso llegó a tener dos heladerías más, siempre situadas cerca de cines, al igual que las que establecieron sus hermanos, lugar ideal para este tipo de comercios. Estas fueron una heladería cerca del desaparecido cine Avenida, en la calle 1º de Mayo y otra cerca del cine Wood, en Tafira Alta.

DESCRIPCIÓN: Local de planta rectangular en la zona de despacho, con un mostrador moderno con forma de “U”, hecho en acero inoxidable su estructura principal y con cristaleras en su parte superior que dejan entrever los diferentes departamentos donde permanece el helado en su recipiente correspondiente según sabores. Al fondo se encuentra e obrador o zona de elaboración de los diferentes productos que realizan. Las banquetas de madera son las originales de la antigua heladería, y son de los años treinta del siglo XX.

OBSERVACIONES GENERALES: Nos comenta Orlando, que uno de los sobrinos de su abuela María Bornay Beneito, conocido como “Beneito” llegó a ser jugador de fútbol en la UD Las Palmas. Han perdido las fotos antiguas y sólo conservan las ampliaciones que se exponen en las paredes del local, que sería interesante poder obtener una copia. Conservan sillas originales de los años 20-40. Este establecimiento es el único que sigue en pie tras 3 generaciones de heladeros. Antes había menos tipos de sabores, destacaban en su heladería los sabores de vainilla, fruta (trozos de frutas) y el de turrón. El helado nos cuenta Orlando Beltrá de Hoyos tiene dos fases. La primera consta del proceso donde se introducen los ingredientes, donde se hierve el caldo resultante y de ahí surge la materia base con la que se harán los diferentes tipos de helados. Una vez mezcladas la base y los ingredientes concretos de cada helado, se introducen en la máquina denominada mantecadora, donde el frío va convirtiendo esa mezcla en una masa endurecida que se convertirá finalmente en el producto deseado o helado dispuesto ya para el consumo. Nos cuenta Orlando Beltrá que disponen esencialmente de tres bases diferentes, según elaboren helados de agua o sorbete, helados de leche o productos de crema. En una de las fotografías se observan unos recipientes o heladeras que utilizaban para el transporte del helado en los carritos ambulantes de venta. Eran recipientes que tenían una capa exterior de corcho a la que se le introducía salmuera para mantener el helado en condiciones. Al igual que estas heladeras de gran tamaño, también existían otras más pequeñas que la clientela compraba para uso personal y familiar, tras esto tenían que devolver dichas heladeras al establecimiento para su reutilización. En una de las fotografías antiguas se observa publicidad referida a un producto denominando “quesitos de frutas”, que nos comenta Orlando Beltrá que era un producto que vendía su abuelo Ebelio Beltrá y que consistía en una especie de sándwich formado por dos galletas y helado en su interior. Actualmente, Orlando Beltrá continúa con la misma tradición heladera de antaño, con especialidades que introdujo su abuelo como son la crema Reina y la crema Belga, que fueron resultado de un homenaje a la reina Fabiola de Bélgica. Otras especialidades famosas son la crema de chocolate, los productos de nata y los polvitos. Igualmente sigue manteniendo productos de siempre como la horchata, la leche rizada, el “corte” y la granizada. Nos comenta su propietario actual que el local nuevo, en especial su mostrador no tiene una disposición donde se vean a simple vista en su paneles laterales, sino que una vez llegas al mostrador debes dirigir la mirada hacia abajo para poder ver esa variedad de colores y sabores. Es algo que han hecho a propósito, como hacía su abuelo, que no tenía puestos a la vista los helados, para que el producto no se vendiese por el sentido de la vista, sino que fuera el sabor lo que realmente fuese el reclamo para su venta. Sigue siendo la venta al menor con lo que continúan en el negocio familiar. Han pasado por su establecimiento personas de todo tipo, aunque recuerda vistias de personas famosas de la vida canaria, alcaldes, presidentes delCabildo de Gran Canaria, el cantante Alfredo Kraus, y nombre propios como Soria, Macías, Aguiar.

INFORMACIÓN ADICIONAL

Volver a la página principal -
Volver a la principal de FEDAC